Leticia Parente: Marca Registrada

Pionera del videoarte brasileño durante la década de 1970, Leticia Parente manifiesta a través de sus piezas una postura en contra de la opresión en un período histórico de Brasil en donde la tortura era una práctica generalizada por parte del régimen militar hacia sus opositores. Críticas hacia la discriminación cotidiana en su país basada en el género, la raza y los prejuicios de clase económica son fundamentales para el desarrollo de su obra, pero lo que la caracteriza es las múltiples interacciones que maneja entre el cuerpo del artista, la cámara de video y el contexto socio-histórico de Brasil.

En algunas de sus obras catalogadas como videoarteel video parece tener la única función de grabar el acto de performance como registro casero, tal es el caso de Marca Registrada, en donde Leticia Parente cose en la planta de su pie con hilo y aguja la leyenda “Made in Brasil”.

Sin embargo a pesar de la ausencia de composición y el desprecio por la estructuración de la improvisación, el video no tiene como único proposito grabar, sino significar contextos, es decir, Leticia Parente pudo haber realizado este acto sobre un escenario sin que nadie lo grabara, pero el utilizar una cámara de vídeo Portapak producida en USA y que en ese momento Brasil no tuviera el know-how industrial para producir cámaras y que encima la dictadura militar del país hacía aumentar su deuda externa para impulsar una supuesta revolución industrial, aunado con la leyenda “Made in Brasil”, vuelve a la pieza emblemática, pues utilizando como objeto clave el video, le brinda una intención dual a la pieza y busca provocar una reflexión sobre los medios y modos de producción y la circulación del arte brasileño en una economía cada vez más global.

Actos radicales como este en donde el artista busca la descolonización del cuerpo en contraste con un narcisismo autorreferencial para representar el contexto cultural y político que se vive en ese momento, resultan siempre interesantes.

Anuncios